«Los que critican las terrazas son los mismos que las usan»

Si los indicadores sonoros indican un descenso en el nivel de ruido en las calles del barrio de El Carmen de Valencia significa que algo están haciendo bien los bares, restaurantes y locales de ocio. Al menos eso es lo que defienden los empresarios del sector frente a medidas restrictivas que «amenazan» su actividad, como es la de reducir media hora el tiempo para disfrutar de una terraza en el centro histórico de la capital valenciana.

Dicen que las pérdidas económicas serán importantes y se quejan, además, de que aquellos que demonizan las terrazas son, paradójicamente, los que las utilizan. «La mayoría de los clientes son vecinos de Valencia. Así que, ¿qué quieren decir cuando se habla de que ‘molestan’ al vecindario?», argumenta el secretario general de la Federación de Hostelería de Valencia (FEHV), Rafael Ferrando.

Los empresarios han mostrado su malestar por el recorte del horario de la actividad de las terrazas que ha sido incluido en zona acústicamente saturada (ZAS) de El Carmen. Lamentan que el tripartito no haya tenido en cuenta las alegaciones presentadas por el colectivo empresarial hostelero a las medidas definitivas de la ZAS del Carmen, especialmente en relación con este recorte de horario.

Alegaciones en las que proponían otras acciones como la inspección y control de los apartamentos ilegales que se publicitan como turísticos en la zona, la realización de campañas de concienciación y sensibilización social para atajar actuaciones incívicas, la elaboración de un Plan de Ocio para la ciudad o la creación de la figura del alcalde de noche.

Así las cosas, las pyme del ocio, hostelería y turismo, afectadas por las ZAS de Xúquer, Woody, Juan Llorenç y El Carmen, manifestaron su «hartazgo y malestar» por la decisión del Gobierno de Joan Ribó.

Tripatito «incapaz» y «opaco»

Denuncian «actuaciones injustas» contra la hostelería como consecuencia de la «incapacidad» para acabar con las prácticas y actividades ilegales «que son las que verdaderamente provocan las quejas vecinales, como la tolerancia municipal con el botellón, los problemas de convivencia provocados por las viviendas turísticas o el incivismo de determinados ciudadanos».

En este contexto, denuncian «el fracaso de las ZAS, «ya que después de 21 años, desde 1997 (con el primer ZAS en la Plaza de Xúquer), no se ha conseguido solucionar el problema del ruido nocturno, propiciando el deterioro, la decadencia y el abandono de los barrios declarados ZAS durante todos estos años».

Ante esta situación, que califican de «intolerable», reclaman la revisión y suspensión de las ZAS históricas.

Sobre la del barrio de El Carmen, criticado duramente la actuación de la concejala de Medio Ambiente, Pilar Soriano y le recriminaron «la opacidad» con la que ha llevado a cabo el procedimiento, «sin responder a las alegaciones presentadas durante la tramitación de la ZAS, aprovechando Fallas, y ahora Navidad, para acometer los trámites e interviniendo de forma incalificable en la Comisión de Medio Ambiente».

Contra todo ello, las pyme del ocio anuncian que tomarán medidas.

Si quieres contactar con Valencia gastronómica puedes escribirnos a valenciagastronomica.com @ gmail.com

Deja un comentario

Leer entrada anterior
Agua del grifo para todos (los que la pidan)

La futura ley de residuos sólidos y economía circular que tramitan Les Corts, a petición de Podemos-Podem, incluye la obligación

Cerrar