Ventajas y desventajas del nuevo etiquetado de alimentos

Durante estas dos últimas semanas el asunto del nuevo etiquetado nutricional de alimentos anunciado por Sanidad está dando mucho de que hablar. Hasta ahora esta información solo se encontraba en la parte trasera de los envases de la mayoría de los productos con una letra extremadamente pequeña para que cupiesen todos los datos posibles.

Sin embargo, a partir de los próximos meses también aparecerán códigos de colores en la parte frontal de los productos procesados, los cuales servirán para que los consumidores puedan orientarse mejor a la hora de llevar a cabo una compra saludable. Lo que a priori parece ser una buena noticia, este nuevo etiquetado de alimentos también se ha convertido en el centro de algunas criticas.

¿Cómo funciona el nuevo etiquetado de alimentos?

A partir de ahora las marcas de alimentación tendrán que etiquetar sus productos en función de su calidad nutricional. Para ello tendrán que basarse en una escala de cinco colores que van del verde al rojo, siendo el verde el utilizado para designar aquellos productos de mejor calidad nutricional y el rojo para los de peor.

Estos cinco colores se encuentran asociados a cinco letras que facilitan la lectura de la etiqueta. El círculo de mayor tamaño indicará la calidad nutricional del alimento. Para determinar qué color corresponde a cada producto, se sigue un algoritmo que valora del cero al diez tanto las cantidades de los ingredientes considerados negativos que contenga como las de los positivos. La calificación final se obtiene de restar la puntuación total de los positivos a la de los negativos.

¿Cómo se debe utilizar el nuevo etiquetado de alimentos?

No se debe comparar la etiqueta de una tableta de chocolate con la de un pescado precocinado, ya que se estarían confrontando alimentos completamente distintos que ocupan espacios diferentes en la dieta. Por lo tanto, este nuevo etiquetado de alimentos debe utilizarse para comparar aquellos que pertenezcan a una misma categoría y que sean de distintas marcas.

Las categorías de los alimentos vienen determinadas por diversos factores, tales como el nivel de contenido de nutrientes, la presencia de otros ingredientes, el nivel de procesado y el origen, siendo este último el factor más básico y el más empleado para clasificarlos: pescados, carnes, lácteos, frutas y verduras, etcétera. No obstante, estos grupos pueden dividirse a su vez en múltiples subgrupos.

Las críticas a este nuevo etiquetado de alimentos

Con este nuevo sistema, productos tan básicos en la dieta mediterránea como el aceite de oliva virgen obtendrían una alta puntuación, una sustancia con un papel muy importante en la prevención de riesgos cardiovasculares gracias a su contenido en grasas poliinsaturadas.

En Internet se puede consultar la calificación que tiene cualquier alimento en función al algoritmo mencionado anteriormente y el aceite de oliva aparece categorizado con la D y el color naranja, lo cual indica que es un alimento poco saludable.

Por lo tanto, existe un miedo generalizado de que este nuevo etiquetado pueda confundir en lugar de ayudar, ya que por ejemplo el aceite de oliva tendría una puntuación más negativa que ciertas bebidas carbonatadas sin azúcar y cereales de desayuno con chocolate.

Si quieres contactar con Valencia gastronómica puedes escribirnos a valenciagastronomica.com @ gmail.com

Deja un comentario

Leer entrada anterior
Los mejores ‘esmorzarets’ de la Comunitat Valenciana en IV edición de los ‘Premis Cacau d’Or’

PASTORET, CHAPARRAL Y EL BOMBO SON LOS LOCALES PREMIADOS CON ESTOS GALARDONES CREADOS POR AMSTEL E IMPULSADOS POR LA COMUNIDAD DIGITAL

Cerrar