Propiedades del membrillo y beneficios

El membrillo es el fruto del membrillero, árbol de la familia de las Rosáceas que alcanza unos 4 metros de altura. Esta familia incluye más de 2.000 especies de plantas herbáceas, arbustos y árboles distribuidos por regiones templadas de todo el mundo. Las principales frutas europeas, además del rosal, pertenecen a esta gran familia.

Membrillo casero. Cómo hacer dulce de membrillo

Ingredientes para Membrillo casero. Cómo hacer dulce de membrillo

  • 1 kilo de membrillos (amarillos y maduros)
  • 800 gr. de azúcar blanco (80% del peso de la pulpa)

Preparación del dulce de membrillo

La elaboración es sencilla, con tan sólo dos ingredientes. En el blog podéis encontrar una variante de este dulce de membrillo con un toque de licor, aunque nos llevará algo de tiempo y dedicación. Pero merece la pena, el dulce de membrillo casero es imbatible. Nada que ver con el que compramos en el súper.

  1. Antes de nada, lo primero va a ser lavar bien los membrillos. A continuación los pasamos a una olla grande. Los cubrimos con agua y llevamos a ebullición. En ese momento, bajamos a fuego medio y dejamos cociendo unos 40/45 min. (dependiendo del tamaño de los membrillos).
  2. Pasado del tiempo, los retiramos con cuidado y los dejamos enfriar un tiempo prudencial, para no quemarnos. Los pelamos, le quitamos el corazón y cortamos la pulpa en pequeños trozos.
  3. Pesamos la cantidad, y de lo resultante, tendremos que utilizar el 80% de ese peso en azúcar. En mi caso, la pulpa son 850 gr., así que emplearé 680 gr. de azúcar para hacer el dulce de membrillo.
  4. En una olla grande y plana, echamos la pulpa de membrillo y añadimos todo el azúcar. Removemos y cocinamos a fuego bajo/medio. Poco a poco el azúcar se irá integrando con la fruta.
  5. Cuando lleve unos 10 minutos, y esté el azúcar totalmente disuelto.
  6. Pasamos la batidora (o por el pasapuré) para hacer una mezcla más fina. Para esta cantidad de membrillo, tendremos que cocinar aproximadamente una hora.

Preparación final y presentación del membrillo casero

  1. Debemos de ir removiendo de vez en cuando, con una cuchara de madera o similar (nunca metálica). Es para que no se pegue al fondo, y para que se vaya cocinando de una manera más homogénea.
  2. La pulpa irá espesando y oscureciendo según avance el tiempo. Cuando la cuchara se mantenga por sí sola, clavada en el dulce, es que está en la textura adecuada. En este punto, si lo queréis más fino todavía, podéis darle un golpe más de batidora.
  3. En cuanto a los recipientes para el molde, en casa siempre se han utilizado “tuppers” de plástico, bajos y anchos. Vertemos directamente la pulpa en ellos, tapamos y los dejamos en el frigorífico unas 24 horas. De esta manera cogerá la consistencia y textura adecuada.
  4. Como el azúcar actúa de conservante, el dulce de membrillo os durará meses, ya sea en la alacena (que sea fresca) o en la nevera.
Composición por 100 gramos de porción comestible
Calorías 25,2
Hidratos de carbono (g) 6,3
Fibra (g) 6,4
Potasio (mg) 200
Magnesio (mg) 6
Calcio (mg) 14
Vitamina C (mg) 13
mcg = microgramos

Propiedades para la salud

El sabor ácido y astringente del membrillo lo hace incomestible al natural, siendo la forma de consumo más común en forma de dulce de membrillo, un producto que lleva añadido azúcar, por lo que de esta manera no es recomendable para quienes padecen diabetes, hipertrigliceridemia y exceso de peso, salvo que se sustituya el azúcar por edulcorantes sin calorías. El dulce de membrillo combinado con requesón, queso fresco o nueces constituye una alternativa muy saludable para los almuerzos y las meriendas de los más pequeños. Si se toma acompañado de galletas, tostadas o frutos secos resulta un aperitivo energético para quienes necesitan un aporte extra de calorías, como los deportistas, personas con inapetencia secundaria a diversas enfermedades o quienes desean aumentar de peso.

El membrillo se ha empleado tradicionalmente en dietoterapia por sus propiedades astringentes y tónicas sobre las mucosas intestinales. Las numerosas pepitas del fruto contienen abundante mucílago, un tipo de fibra soluble, que también está en los cartílagos de los carpelos y que se emplea en la industria farmacéutica y en la cosmética.

La pulpa del membrillo destaca por su contenido en pectina, fibra soluble que ejerce diversas funciones orgánicas, lo que hace a los membrillos muy interesantes en distintas situaciones o enfermedades. A la pectina se le atribuyen efectos benéficos en caso de diarrea ya que reduce el tránsito intestinal al retener agua. A esta acción se une la riqueza en taninos del membrillo, sustancias con propiedades astringentes y antiinflamatorias. Los taninos secan y desinflaman la mucosa intestinal (capa que tapiza el interior del conducto digestivo), por lo que el consumo de membrillo bien maduro o en forma de dulce resulta eficaz en el tratamiento de la diarrea. Por otra parte, la pectina aumenta el pH (disminuye la acidez) al llegar el ácido bien mezclado y neutralizado con los alimentos y la propia fibra, por lo que el consumo de membrillo está indicado en caso de trastornos gástricos (estómago delicado, gastritis, úlcera gastroduodenal…). A la riqueza en pectina, se une el ácido málico abundante en su pulpa, que ejercen sobre las mucosas acciones reguladoras y tonificantes. Además, la fibra soluble forma geles viscosos que fijan la grasa y el colesterol, con lo que disminuye la absorción de dichas sustancias, y esto es positivo en caso de hipercolesterolemia.

Por su elevado contenido en potasio y bajo en sodio, el dulce de membrillo resulta recomendable para aquellas personas que sufren hipertensión arterial o afecciones de vasos sanguíneos y corazón, no asociadas a exceso de peso. No obstante, su consumo deberán tenerlo en cuenta las personas que padecen de insuficiencia renal y que requieren de dietas especiales controladas en este mineral. Sin embargo, a quienes toman diuréticos que eliminan potasio y a las personas con bulimia; debido a los episodios de vómitos autoinducidos que provocan grandes pérdidas de este mineral, les conviene el consumo de membrillo.

El fruto del membrillo tiene muchos beneficios para nuestra salud y por tanto el consumo de crema de membrillo y sobre todo zumo de membrillo  nos puede aportar las siguientes mejoras en nuestro organismo:

  • Por su contenido en fibra y taninos, el consumo de membrillo produce efecto astringente muy útil en caso de diarrea.
  • Esta fruta es rica en pectinas, adecuada para disminuir niveles elevados de colesterol en sangre. En este sentido el membrillo es una fruta beneficiosa para las personas con hipercolesterolemia y puede ayudar a regularla al reducir la absorción de las grasas.
  • El pigmento vegetal que da sabor a la fruta, contiene ácido málico de efecto desinfectante, que ayuda a eliminar el ácido úrico.
  • Por su alto contenido en potasio y bajo en sodio es adecuado para personas con tendencia a la hipertensión arterial y retención de líquidos.
  • Las semillas de membrillo también tienen un valor importante. Estas semillas en cocimiento son un buen expectorante y alivia las inflamaciones bronquiales. Ayuda contra la tos seca.

El departamento Técnico de Almazaras de la Subbética juega un gran papel apostando todos los recursos necesarios para que los productos de sus agricultores se transformen y lleguen al mercado, siempre de excelente Calidad.

Consiguiendo el máximo aprovechamiento de los recursos de la comarca adaptando y diversificando las actividades características de la zona y fijando la población al medio rural mediante la estabilidad de los ingresos y la garantía de un empleo estable.

Entre las propiedades nutricionales del fruto del membrillo, destacamos que tiene un alto nivel en glúcidos, posee un bajo aporte calórico. (sólo 30 calorías por 100 gramos), contienen vitaminas A, C, B1, B2 y B3, entre los minerales destacan la presencia de potasio, fósforo, hierro, calcio y sodio y tiene un elevado contenido en fibra, pectinas y taninos.

La crema de membrillo se elabora artesanalmente como en las cocinas de los hogares; pelando cuidadosamente uno a uno los membrillo, añadiendo el azúcar correspondiente y homogeneizando para llegar a la textura de cremosidad que requiere dicho producto. Posteriormente se envasa y se pasteuriza para evitar así los aditivos y conservantes.

En el zumo de membrillo al igual que en la crema se elabora con sumo cariño y simplemente se extrae de la fruta su jugo; este se envasa y se pasteuriza. Sin llevar conservantes, ni aditivos ni colorantes; es decir zumo 100% natural.

Al ser productos naturales y simplemente se conservan mediante una pasteurización, estos productos mantienen todas las propiedades beneficiosas para nuestro organismo.

Si quieres contactar con Valencia gastronómica puedes escribirnos a valenciagastronomica.com @ gmail.com

Deja un comentario

Leer entrada anterior
Qué subió y qué bajó en la cesta de la compra

Desde las subidas de la fruta o las patatas a la caída de los teléfonos móviles o el aceite, así

Cerrar