Como abrir un vino sin sacacorchos

El vino es un alimento más dentro de la Dieta Mediterránea que tomándolo con moderación y acompañando las comidas es saludable en ciertas ocasiones y así lo atestiguan los cientos de estudios que anualmente se publican en todo el mundo. Desde la responsabilidad y la moderación, y en el marco de una alimentación sana y saludable, el vino aporta importantes beneficios a la salud. Destaca el estudio publicado en la revista Bristish Medical Journal que concluyó que un 20% del efecto protector de la Dieta Mediterránea se debía al consumo moderado de vino.

Además de los beneficios saludables del consumo moderado de vino en adultos, degustar una copa de vino es un gran placer que nos va a proporcionar una sensación positiva ya que según un estudio publicado por la revista Science Direct es un potenciador en la liberación de endorfinas.

Un buen sacacorchos eléctrico, un enfriados o unas copas buenas, todo para tomaros un vino como si estuvierais en un restaurante de estrella. Este placer también nos lo podemos permitir en casa si contamos con varios artilugios.

Un sacacorchos de calidad, como los sacacorchos de pared para no tener que beber vino con tropezones de corcho. Un tapón especial que nos permita volver a cerrar la botella para que el vino se conserve perfecto. Asegurarnos que nos lo tomamos a latemperatura perfecta. Y, por supuesto, que no falten unas buenas copas.

Todo es perfecto. vamos a realizar el descorche  siempre con la habilidad para abrir la botella. Mantenemos apoyada la botella en la mesa. La botella permanece quieta con la etiqueta visible para el comensal. Esta es la clave del llamado “perfect serve”. Cortamos y retiramos la cápsula por debajo del gollete (esa hendidura en la boca de la botella) para que el vino no entre en contacto con la misma, ya que esta puede estar sucia u oxidada. Y de repente nos damos cuenta de que nos falta algo fundamental, el sacacorchos. Por suerte, en estos tiempos con tantos trucos, podemos abrirla abrirla.

Siempre puedes pegarle unos golpecitos en la base y cuando salga el corcho usar tu perfecta dentadura, técnica que desaconsejamos, así que mejor utilizar algunas de las que mostramos:

Lo único que debes saber es que el tapón es un cierre, muy hermético cierto, por no tan duro como muchos piensan. Tan solo necesitas tener algún objeto tan cotidiano en el hogar como unas llaves, unas tijeras o un tornillo, además de un poco de maña, para poder abrir fácilmente cualquier botella de vino sin necesidad de usar un sacacorchos.

Para los más puristas, comentar que hablamos de un aprieto y, el problema es poder abrir la botella, no es momento para valorar el tratamiento y la calidad del vino tras dicha manipulación.

Métodos de abrir un vino sin sacacorchos

Con un cuchillo: El cuchillo sirve para lograr nuestro objetivo, pero hay que tener mucho cuidado porque es peligrosa, sobre todo si hacemos algún movimiento erróneo.
La técnica consiste en clavar la punta del cuchillo en la mitad del corcho, sin atravesarlo mucho, ya que así evitamos que caigan restos en el líquido. Lo más recomendable es usar un cuchillo de sierra, porque nos garantiza mejor agarre.

Después solo es cuestión de girarlo muy despacio hasta conseguir que el tapón empiece a moverse, una vez que esto haya ocurrido, solo hace falta seguir tirando hacia arriba mientras se hacen pequeños giros. Vamos a ver que el tapón va saliendo tal y como si de un tornillo se tratase. Suena peligroso, es cierto, pero solo hay que tener  un poco cuidado de no cortarse, podemos poner un paño de cocina en el mango del cuchillo para proteger nuestras manos.

Utiliza un cuchillo fino y afilado, cuanto más, mejor. Ve metiendo la punta entre el corcho y el borde del cuello de la botella, y cuando ya lo tengas un poco haz palanca. Esto hará que el corcho vaya saliendo hacia fuera. Repite del otro lado y lo sacarás completamente.

Con una cuchara: es un de los métodos más conocidos y habituales, aunque en realidad más que abrir la botella, lo que consigues es sacar el vino. Golpea el corcho con el extremo del mango, eso hará que el corcho vaya cayendo al interior de la botella.

Meter el corcho en vez de sacarlo:  Se trata de empujar el corcho hacia dentro con cualquier herramienta que no tenga los bordes afilados y que sea menos ancho que el tapón. Podemos usar el mango de un destornillador pequeño, una llave o cualquier objeto que encontremos para ejercer la presión.
Hay que tener cuidado de no hacer mucha fuerza y romper la botella, la cual debe estar en una posición vertical para realizar este método. Puede que salga algo de vino cuando haya bajado el corcho, pero no hay problema.
Con una cuerda: Si no le gusta la idea de tener un corcho dentro de la botella, entonces hay una manera de sacarlo después de que lo haya empujado. Ata un nudo de  en un trozo de cuerda y bájalo en el cuello del la botella, anuda primero. Inclina la botella para crear un margen de libertad en un lado, para permitir que la cuerda anudada se deslice más allá del corcho y debajo.

Por último, tira de tu cuerda lo más fuerte que puedas: ¡el nudo se ajustará contra el cuello de la botella en la parte inferior del corcho y forzará tu corcho hacia arriba y afuera

Con una bomba de bicicleta; Pon  la bomba de hinchar las ruedas de la bicicleta en el corcho y hazlo bombear. A medida que fuerza el aire dentro y a través del corcho, creará la presión suficiente para que salga volando de la botella.

Con un trapo: otra buena forma de abrir una botella de vino sin sacacorchos es utilizando un trapo, muy efectiva pero desconocida. Rodea el culo de la botella con un trapo de cocina que hayas doblado en varias partes para que tenga una buena amortigüación y golpea esa parte contra la pared, con la botella horizontal con respecto al suelo. Hazlo varias veces y el tapón irá saliendo poco a poco. Ten cuidado de no romper la botella.

Con un zapato: es una técnica similar al del trapo de cocina pero metiendo el culo de la botella en una zapatilla o zapato. Ve dando los golpes contra la pared con mucho cuidado como explicamos en el punto anterior. Cuando el tapón empiece a desplazarse puedes quitarlo con un cuchillo o con las manos.

Con esta curiosa maniobra, la fuerza del impacto que recibe el zapato se transmitirá al vidrio de la botella, de ahí pasará al propio vino, que empujará la pequeña cantidad de aire que siempre queda entre el vino y el corcho y, finalmente, este último irá saliendo poco a poco con cada golpe. Cuando el corcho asome lo suficiente, podremos tirar de él con nuestras manos.
Si nos decidimos por este método debemos ser pacientes y recordar que es mejor dar muchos golpes con poca fuerza, que intentar abrir la botella con pocos golpes muy fuertes. Este método es especialmente útil cuando nos encontremos, por ejemplo, en un campo al aire libre y sin ninguna herramienta a mano, donde podemos sustituir la pared por un árbol que sea lo suficientemente robusto.
El zapato se usa para amortiguar los golpes y evitar que la botella se rompa. También se puede hacer con cualquier otro objeto que pueda proteger la base del recipiente, como un libro o toalla  por ejemplo, sin embargo, os decimos que el zapato es más práctico.

Con un tornillo: Puedes abrir una botella de vino con un tornillo, un destornillador y un martillo. Pega el tornillo en el corcho, luego usa el destornillador para atornillarlo más. Deja aproximadamente una pulgada del tornillo del corcho. Luego, toma tu martillo y, usando el extremo (no la cabeza), puedes sacar el tornillo y el corcho de la botella. (Esto funciona mejor con tornillos más grandes con roscas grandes).

Un tornillo y un alicate
Tomamos la botella de vino y empezamos a introducir el tornillo en el centro del corcho, como cuando atornillamos la madera hasta que la cabecilla del perno sobresalga un poco.
Luego solo nos queda ayudarnos con el alicate, como palanca, para tirar hacia arriba el corcho, como si se tratase de un sacacorchos normal. Aquí no es necesaria la fuerza sino la mañana.

Con las llaves de tu coche Coge las llaves de tu coche o cualquier otra llave que sea de metal y con ella puedes sacar  el corcho del vino
introduce la llave en el corcho  en un ángulo de 45 ° hasta que la mayor parte de la llave esté clavada en el corcho. Luego, presiona la llave en círculos mientras tira hacia arriba; el corcho comenzará a atornillarse hacia arriba y y se desprenderá del cuello.

 

 

Si quieres contactar con Valencia gastronómica puedes escribirnos a valenciagastronomica.com @ gmail.com

Jose Cuñat

Jose Cuñat SEO.Fotos gastronomía,cocina, recetas, sitiología, restaurantes, chefs. Foodie, gourmetin, mealsurfing, gourman . influencer cunatjose@gmail.com

vlcseo has 3035 posts and counting.See all posts by vlcseo

Deja una respuesta

Leer entrada anterior
Cubet, un blanco de guarda que duerme en hormigón

Fontanars dels Alforins. Jueves, 28 de mayo de 2020.- La firma Vinya Alforí sigue dando pasos. Pequeños, seguros, bien trazados.

Cerrar