consommé, y que nosotros debemos llamar consumado

800px-bruehe-2Consommé, y que nosotros debemos llamar consumado Si del puchero no se quisiera sacar más que el caldo, se obtendrá sencillamente picando la carne muy menuda; batirla bien después en agua fría, y en ella hacer la cocer con mucha lentitud hasta la ebullición; por este medio se eliminarían a la carne todos sus principios solubles y se conseguirá, en menos de media hora, un verdadero caldo concentrado, como el que los franceses llaman consommé, y que nosotros debemos llamar consumado, porque así lo mandan los maestros de la Academia de la Lengua. Invitamos a poner en práctica este sistema en los casos imprevistos que ocurren con frecuencia en una casa, bien porque lleguen convidados que no se esperan, o por indisposición repentina de alguna persona.

Hay error en creer que las aves, si no son muy viejas ó muy gordas, añaden algo de osmazomo al caldo. El pichón ya viejo , la perdiz y el conejo, asados de anteinano, y eí cuervo en Noviembre y Diciembre, aumentan en mucho la sapidez y el aroma del caldo,pues por lo general la carne de estos animales contiene toda su sangre.

MURO Angel “El practicón”. Reedición. Ediciones poniente Madrid 1982

Print Friendly

Escriba su comentario

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *